Noticias en Español

We are sudamerican rockers…

By November 1, 2013 No Comments

Rock_Guitar_Player_by_Figurative

 

Sudamérica ha tomado un rol en estas negociaciones. En principio porque Perú será sede la XX Conferencia de las Partes el próximo año. Se espera que en Lima se sienten las bases y se alcance un consenso sobre los nuevos compromisos de reducción de emisiones a implementarse a partir del 2020. Estos se reflejarán en un nuevo acuerdo global vinculante que reemplace el protocolo de Kyoto, el que se ratificará en la XXI Conferencia de las Partes que se llevará a cabo en París en el 2015.[1]

Por otro lado, se ha iniciado la discusión sobre la propuesta presentada por Brasil en Septiembre de este año. En ella mencionan que para alcanzar el objetivo de la  Convención Marco de Naciones Unidas sobre Cambio Climático, las metas de reducción de emisiones de cada uno de los países deberán ser definidas en un nivel nacional, teniendo en cuenta su responsabilidad histórica, condiciones y capacidades. Para ello, se solicitará al Panel Intergubernamental de Cambio Climático (IPCC)[2], desarrollar una metodología que permita a los países desarrollados, suscritos al Protocolo de Kyoto, cuantificar su contribución con el cambio climático mirando el historial de sus emisiones. En función a estas, definirán sus metas para el nuevo acuerdo global vinculante a firmarse en el 2015.

¿Qué opinan los países desarrollados al respecto ? Bueno a Estados Unidos no le hizo mucha gracia esta propuesta. Dijo que no la apoyaba ya que, los que están familiarizados con el IPCC, saben que este trabajo tomará  dos años, por lo menos. “No podemos darnos el lujo de retrasar los preparativos de los compromisos post- 2020 hasta ese momento”. También dijo que este tipo de enfoque podría sugerir que  algunos países definan una meta menos ambiciosa que la que se busca con el nuevo acuerdo. Quizás Estados Unidos sabe que si miramos hacia atrás, tendría que asumir compromisos de reducción de emisiones mayores a los que ya tienen. La Unión Europa, por su lado, tampoco está de acuerdo en asignar este trabajo al IPCC ya que actualmente están finalizando con el 5to Informe de Evaluación sobre el estado del cambio climático a nivel mundial. Por ello, es poco probable que pueda asignar tiempo para el desarrollo de la metodología que se necesita. Claramente, Australia tampoco estuvo de acuerdo con la propuesta. Aludiendo que el tiempo que se tiene para fijar el nuevo acuerdo vinculante no sería suficiente para realizar el trabajo necesario para la definición de responsabilidades históricas por parte de los países.

En principio, no solo se debería mirar mucho más atrás (200 años sugeridos) para  definir la meta de reducción de emisiones, sobre todo, en el caso de los países en desarrollo cuyo crecimiento económico despegó hace no más de veinte años, como es el caso del Perú por ejemplo.

En el caso de los países desarrollados, mirar los últimos años distorsiona la realidad de su contribución con el efecto invernadero. Por ejemplo, si miramos el caso de Estados Unidos, vemos que sus emisiones presentan una tendencia decreciente. Con lo cual, sus metas responderán a una contribución menor a la que deberían. En el caso de Suiza, si evaluamos la tasa de crecimiento de sus emisiones, a pesar de que estas hayan disminuido en los últimos años (en valor absoluto), su tasa de crecimiento fue bastante alta entre 1961-1971. Entonces, con estos dos ejemplos, resulta relevante la consideración de las emisiones históricas para la definición de la nueva meta de reducción de emisiones en el caso de los países desarrollados.

Estados Unidos- emisiones de CO2

 ¿Cuál debería ser la fórmula entonces? No lo sé a ciencia cierta (sino estaría sentada con los genios del IPCC). Pero debería ser tal, que tome en consideración la etapa de crecimiento de cada uno delos países, desarrollados y no desarrollados, y que considere, también, las proyecciones. De esta manera, se conseguirá realmente una meta de reducción de emisiones equitativa, eficiente y real. Que no se envíe el mensaje equivocado, diciendo que si nos fijamos en la histórica estaríamos penalizando solo a los países desarrollados.  Para nada, eso es lo que no se quiere. Se quiere que ambos, desarrollados y no desarrollados, internalicen la externalidad que están generando.

Sobre el periodo a considerar, los 200 años propuestos no generarían robustez en la estimación. Si las proyecciones a 100 años son más o menos débiles, 200 sería muy poco confiable. Esto es algo que se tiene que revisar científica y realísticamente.

La discusión sobre la propuesta de Brasil, adoptada ahora por el grupo G-77 y China, continua en estos días. Espero que no solo sea criticada por los países desarrollados sino también mejorada . Al final, necesitamos sabercómo vamos a definir las metas para el 2015.

Si logramos definir una metodología que refleje lo anterior, podremos cantar : “we’re sudamerican rockers, nou sommes rockers sudamerican” lalala…

 


[1] El protocolo de Kyoto estableció compromisos para que los países signatarios redujeran la cantidad de gases de efecto que emiten  a fin de estabilizar la concentración de gases de efecto invernadero en la atmósfera. Durante el primer período del compromiso, 37 países industrializados y la Comunidad Europea se comprometieron a reducir , en promedio cinco por ciento de sus emisiones respecto de los niveles de 1990. Durante el segundo período del compromiso, las Partes se comprometieron a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en al menos 18 por ciento por debajo de los niveles de 1990 en el periodo2013- 2020. Sin embargo, la composición de las Partes en el segundo período de compromiso es diferente de la primera.

[2] El IPCC evalúa la información científica, técnica y socio económica relevante para la comprensión de los riesgos del cambio climático.

About Verónica Villena