(En Nueva York, Estados Unidos) En el marco de la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Ban Ki-moon recibió los instrumentos de ratificación de los países que ya habían anunciado su compromiso con el Acuerdo de París. Además, se sumaron 31 partes más al listado para marcar una nueva instancia en el objetivo final de que su entrada en vigor se efectúe antes de fines de este año.

Ya desde la apertura de la asamblea, y a lo largo de los distintos primeros discursos de los mandatarios y líderes, el cambio climático marcaba su impronta como uno de los ejes temáticos centrales a trabajar en el presente más próximo de forma conjunta, efectiva y, “como gran pendiente”, urgente. “Insto a los países a que ratifiquen el Acuerdo de París lo antes posible para que entre en vigor antes de fin de 2016”, fue la contundente frase que el Secretario General de la ONU, Ban Ki-moon, expuso en su discurso de inicio de la Asamblea como un llamado contundente a los países a convertir las palabras en hechos.

Por ello, semanas antes de dar comienzo al encuentro anual de la organización que lidera, Ban Ki-moon, convocó a los Estados Miembros a un evento especial que permita acelerar la entrada en vigor del Acuerdo Climático de París (tal como su nombre lo indicaba). El encuentro, en la temprana mañana de hoy, contó con la presencia de distintos líderes y representantes del mundo que quisieron hacer sentir aún más su compromiso en la lucha frente al cambio climático. El objetivo principal del evento, que apenas duró una hora, era concreto, sencillo como complejo: invitar a los países a que depositen sus instrumentos de ratificación, aceptación, aprobación o adhesión.

Así fue como, entre presidentes, ministros y secretarios de los respectivos países, hoy se llegó a la cifra de 61 partes que ratificaron el Acuerdo de París, de las 197 que forman parte de la Convención. “Ya hemos logrado superar el primer gran desafío: llegamos a que sean más de 55 los países en ratificar el acuerdo histórico”, aseguró optimista Ban Ki-moon, pero no olvidó: “Aún falta que la cifra representativa de emisiones alcance más del 55%”. Al momento, con los instrumentos presentados hoy y las adhesiones complementarias, dicha cifra se encuentra en 47.62%. Para que el Acuerdo de París entre en vigor, se requiere que al menos 55 países, que representen el 55% de las emisiones globales de gases de efecto invernadero, depositen sus instrumentos de ratificación o aceptación al Secretario General de la ONU.

El Secretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry, fue contundente sobre el evento y el paso realizado hoy, pero también sobre los próximos escalones a tener que subir en la búsqueda por garantizar la acción climática: “Hoy es un día de celebración, pero el desafío continúa. Lo presentado hoy no implica que nadie aquí tiene que descansar. Cada día el curso del planeta Tierra se vuelve más peligroso. El Acuerdo de París fue una señal para el sector privado. Confío en que su entrada en vigor se realice antes de la próxima COP22”. Sus palabras de agradecimiento hacia los líderes presentes fueron llamativas: “Gracias guerreros por el planeta”.

El propósito de alcanzar la puesta en vigor antes que concluya este año responde a la necesidad de urgencia que el planeta Tierra exige y requiera en cada uno de sus impactos, cada vez más frecuentes, cada vez más insensibles a cualquier país, no importa su ubicación, estado, nivel de desarrollo o generación de conciencia. Quizás como un deseo, ya casi hasta personal, de Ban Ki-moon de concluir su mandato con un logro por el cual ha venido luchando durante muchos años: una verdadera acción climática que encuentre en todos los países del mundo un real compromiso, más allá de cualquier discurso.

About Tais Gadea Lara