was successfully added to your cart.

Dos semanas, 3.000 diplomáticos y cientos de notas informales: las dos primeras semanas de Mayo tuvieron lugar las negociaciones de cambio climático de Naciones Unidas en Bonn, Alemania. Allí se empezaron a formular las reglas necesarias para la implementación del Acuerdo de París. ¿Qué tan lejos llegamos y qué queda por hacer?

Como todos los años, los países se reúnen antes de las Conferencias de las Partes (conocidas como COP por sus siglas en inglés), en unas negociaciones de carácter más técnico. Se las llama “intersesionales”, y siempre suceden en la sede de Naciones Unidas para el Cambio Climático (o la CMNUCC) en Bonn, Alemania. Viniendo de la COP de Fiji-Bonn, esta sesión se fijó el ambicioso objetivo de elaborar un borrador de las reglas que regirán el Acuerdo de París.

Sin embargo, la creación del manual operativo completo para el Acuerdo de París no es una tarea fácil, y a pesar de un progreso constante, el “Rulebook” de París actualmente solo consiste en cientos de páginas de las denominadas ‘notas informales’.

Teniendo en cuenta la importancia de la próxima COP24 en Katowice, Polonia, en Diciembre, donde el Rulebook necesita ser finalizado y aprobado por un encuentro global de ministros, los negociadores en Bonn decidieron agregar otra semana de negociaciones a la ecuación, que se celebrará este Septiembre en Bangkok.

Las reglas para París

En Bonn los países han empezado a construir el marco regulatorio necesario para implementar el Acuerdo de París después de 2020. Esto incluye cuestiones tales como qué deben incluir los países en sus compromisos climáticos (NDC por sus siglas en inglés), cómo deben informar sobre las medidas que toman y cómo debería ser la ayuda financiera.

Las normas y los requisitos de presentación para los NDC – los planes climáticos nacionales del país – fueron ampliamente debatidos, y sigue siendo incierto si estas contribuciones nacionales solo deberían incluir la reducción de gases de efecto invernadero (mitigación), o también adaptación, financiamiento climático y pérdidas y daños.

Otro obstáculo para los NDC es si debían ser universales (es decir, un mismo modelo pero permitiendo la diferenciación entre los planes climáticos de los países desarrollados y en desarrollo) o deberían separarse en dos categorías claras de acuerdo con las emisiones históricas de los países. La primera opción fue respaldada por la Unión Europea, Estados Unidos y Japón. La segunda por China, India, entre otros. Una tercera propuesta, liderada por Turquía, incluso argumentó que los planes climáticos nacionales deberían dejarse en manos de los países, y que no deberían ser regulados de ninguna forma.

Muchos delegados experimentados confesaron que las discusiones actuales sobre los NDC les recordaron las negociaciones antes de la COP21 de París, cuando la división Norte-Sur en términos de derechos climáticos impidió que se materializara un acuerdo global sobre acción climática.

“Aunque la diferenciación de la acción climática también es clave en París, aún más central es la idea de que todos estamos juntos, que tenemos una responsabilidad común para abordar este problema global. Las discusiones divergentes actuales sobre NDC nos distraen de esta responsabilidad común “, dijo un delegado a Climate Tracker.

También se discutió en Bonn cómo debería ser el primer “Global Stocktake”. Este inventario tendrá la tarea de informar a todos los paísess qué tan bien se están ejecutando sus planes climáticos nacionales quinquenales (los primeros se ejecutarán entre 2020 y 2025), y cómo pueden aumentar su ambición para los siguientes planes quinquenales. Este proceso de revisión se dividirá en 3 etapas distintas: compilación de la información necesaria, una revisión técnica del progreso realizado y una revisión política del progreso, seguida de una declaración oficial.

Sin embargo, la incertidumbre se mantuvo durante la sesión de Bonn sobre lo que este inventario debería estar revisando: ¿solo mitigación y adaptación? o también pérdidas y daños? ¿o quizás los 3 objetivos del artículo 2 del Acuerdo de París: adaptación, flujos financieros y límites de temperatura? Aunque el alcance exacto y el enfoque de Global Stocktake aún no está claro, la sesión de Bonn logró establecer aproximadamente cómo se verá el inventario y fue capaz de limitar el texto negociado a solo una docena de páginas.

En general, el trabajo en el Rulebook de París progresó a través de 21 flujos de trabajo diferentes, y todos ellos hicieron algún progreso, aunque fuera pequeño. Es muy importante que todos los diferentes grupos de trabajo se muevan a un ritmo relativamente similar: dado que muchos elementos de la agenda están estrechamente interrelacionados, se debe mantener un delicado equilibrio en todo momento para que todos avancen.

Sin embargo, este delicado equilibrio, y esta es una de las razones por lo cual agregó una semana adicional de negociaciones, que tendrá lugar en Bangkok durante la primera semana de Septiembre.

Para cerrar la brecha entre Bonn y Bangkok, y para ayudar a clasificar las 180 páginas de notas informales restantes, los Copresidentes del principal grupo de negociación se comprometieron a desarrollar una serie de “herramientas de racionalización” para el 1 de Agosto para racionalizar y simplificar el trabajo actual documentos, así como una “nota de reflexión” para mediados de Agosto para evaluar el progreso.

 

Hablemos de finanzas

Equilibrar el proceso es especialmente importante en las discusiones sobre financiación, donde muchas partes, en particular el bloque africano, enfatizaron que no aceptarán un paquete de reglas en la COP24 sin un progreso significativo en este tema.

El artículo 9.5 del Acuerdo de París, que regulará la forma en que los países desarrollados comunican los recursos financieros que planean entregar a los países en desarrollo, fue fundamental para las discusiones sobre las finanzas. Tradicionalmente, el Artículo 9.5 ha sido un obstáculo durante las negociaciones sobre el clima, y se espera que sea uno de los principales obstáculos para aprobar una sesión exitosa de la COP en Polonia a finales de este año.

Otros temas financieros en discusión fueron el Fondo Verde para el Clima, que es la estructura principal para proporcionar financiación climática, el Fondo de Adaptación, que tendrá que transformarse de una estructura financiera bajo Kyoto a una bajo París, y el Artículo 9.7 de París, que decide cómo informar sobre los flujos financieros.

Estrechamente vinculado al financiamiento climático, y desarrollado como una forma de “ponerle precio al carbono”, los Mercados de Carbono y otros mecanismos de mercado fueron ampliamente debatidos durante la sesión de Bonn. Las discusiones sobre los mercados de carbono llevaron a más de 50 páginas de notas informales, con las discusiones en alto sobre si la palabra “Derechos Humanos” debería incluirse en el texto o no. Después de la fuerte presión del Grupo Árabe, todas las menciones de Derechos Humanos fueron eliminadas de las notas, dejando limitadas las disposiciones sobre la mesa para proteger los derechos de las personas.

 

Talanoa

Bonn también vio el lanzamiento de la revisión global conocida como Diálogo Talanoa, una serie de reuniones en las que países, empresas, ciudades, inversores y la sociedad civil debaten sobre las medidas tomadas hasta el momento y si aún se requieren medidas adicionales para cumplir nuestros compromisos climáticos colectivos.

El diálogo se desarrollará durante la mayor parte de 2018. Su idea principal es compartir experiencias e historias en torno a 3 preguntas: dónde estamos, hacia dónde queremos ir y cómo llegamos allí, con el objetivo de reflexionar sobre la ambición del cambio climático e informar la preparación o revisión de los planes nacionales.

Muchos países y partes interesadas expresaron su expectativa de que el Diálogo de Talanoa ahora se traduzca rápidamente en un resultado político que finalmente lleve a los países a intensificar sus compromisos climáticos para 2020.

Pérdidas y Daños

El tema de lidiar con las pérdidas y los daños que ya se produjeron debido al cambio climático ha ocupado un lugar central en las noticias mundiales durante los últimos 12 meses. En estas negociaciones, por primera vez se creó un espacio donde los países tuvieron la oportunidad de compartir puntos de vista sobre cómo minimizar y abordar la pérdida y el daño, llamado Diálogo de Suva.

Las discusiones en el diálogo de Suva fueron claramente dirigidas por países en desarrollo y estados insulares, y muchos de ellos dieron ejemplos concreto de cómo los daños climáticos están afectando su economía, la vida cotidiana de sus ciudadanos y el futuro de su país. El mundo desarrollado fue sorprendentemente silencioso durante la mayor parte de la discusión. Alemania fue el único país que habló sobre cómo las finanzas deben ser más centrales en la discusión sobre pérdidas y daños.

Las charlas de Bonn sobre Pérdidas y Daños se incluirán en la reunión del Comité Ejecutivo para el Mecanismo Internacional de Varsovia en Septiembre, y dará lugar a un documento técnico. Esto informará la revisión de este mecanismo en 2019.

Pérdidas y Daños

El tema de lidiar con las pérdidas y los daños que ya se produjeron debido al cambio climático ha ocupado un lugar central en las noticias mundiales durante los últimos 12 meses. En estas negociaciones, por primera vez se creó un espacio donde los países tuvieron la oportunidad de compartir puntos de vista sobre cómo minimizar y abordar la pérdida y el daño, llamado Diálogo de Suva.

Las discusiones en el diálogo de Suva fueron claramente dirigidas por países en desarrollo y estados insulares, y muchos de ellos dieron ejemplos concreto de cómo los daños climáticos están afectando su economía, la vida cotidiana de sus ciudadanos y el futuro de su país. El mundo desarrollado fue sorprendentemente silencioso durante la mayor parte de la discusión. Alemania fue el único país que habló sobre cómo las finanzas deben ser más centrales en la discusión sobre pérdidas y daños.

Las charlas de Bonn sobre Pérdidas y Daños se incluirán en la reunión del Comité Ejecutivo para el Mecanismo Internacional de Varsovia en Septiembre, y dará lugar a un documento técnico. Esto informará la revisión de este mecanismo en 2019.

Conflicto de Interés

Como ya es tradición de las últimas dos intersesionales, en esta sesión de Bonn se volvió a retomar un tema recurrente: qué hacer con las organizaciones que participan en las negociaciones pero tienen limitar la acción climática, dependen de los combustibles fósiles, o industrias energéticas. El tema de Conflicto de intereses se trató específicamente, en las llamadas sesiones de AIM, que tratan sobre logística y cuestiones de implementación.

“En las últimas dos semanas, el tema de la interferencia corrosiva de Grandes Contaminadores en la formulación de políticas climáticas nuevamente dominó las conversaciones”, declaró Jesse Bragg de Corporate Accountability. “En el transcurso de cinco días, gobiernos que representan casi el 70 por ciento de la población mundial se mantuvieron firmes y decididos a alcanzar un mandato para una política de conflicto de intereses”.

A pesar de las preocupaciones pronunciadas durante la sesión de Bonn por la sociedad civil y más de 70 países, el término actual “Conflicto de interés” no se mencionó en el borrador propuesto durante las sesiones de AIM, y las conversaciones se pospusieron hasta mayo del año próximo.

Plataforma de Pueblos Indígenas

Bonn también vio las primeras sesiones de la Plataforma de Comunidades Locales y Pueblos Indígenas. Lanzada durante la COP23, la plataforma tiene como objetivo fortalecer el conocimiento, las tecnologías, las prácticas y los esfuerzos de las comunidades locales y los pueblos indígenas relacionados con la respuesta al cambio climático.

Este Mayo, las negociaciones comenzaron a hacer operativa la plataforma, desarrollar un plan y crear un grupo de trabajo facilitador para abordar las 3 funciones principales de la iniciativa: (1) recopilar y compartir conocimientos y prácticas tradicionales, (2) construir la capacidad de los pueblos indígenas y las comunidades locales para permitir su participación en el proceso de la CMNUCC, y (3) para integrar las políticas climáticas y las acciones relacionadas con las comunidades indígenas en las políticas climáticas nacionales e internacionales.

A pesar del progreso técnico en la plataforma, las negociaciones de este Mayo no lograron finalizar la configuración del grupo de trabajo. China en particular, bloqueó cualquier progreso al estar en desacuerdo en agregar los derechos humanos a la ecuación. “No estamos de acuerdo con mencionar los ‘Principios de Derechos Humanos’ en la Plataforma Indígena, ya que es un concepto demasiado amplio”. Otros puntos de objeción fueron la mención de ‘Comunidades Locales’, aunque es un concepto central en la plataforma.

“Las comunidades locales e indígenas están en primera línea del cambio climático y, a menudo, no se tienen suficientemente en cuenta en los planes nacionales o la política internacional. La plataforma indígena ayuda a compensar esa brecha. Y a pesar de las acciones opuestas de algunas partes, esta plataforma ayudará a las comunidades de todo el mundo a hacerse escuchar en la política climática internacional”, dijo a Climate Tracker Helen Magata, representante en la plataforma de una comunidad local filipina.

Y ahora, ¿qué sigue?

Terminada la sesión de Bonn, la ‘nota de reflexión’ de los copresidentes y el intersesional adicional en Bangkok sentarán las bases para la COP24 en Polonia, en Diciembre de este año.

Antes de la COP, sin embargo, es un año lleno de eventos cruciales que van a debatir la acción climática en varios niveles de gobierno.

 

Climate Tracker

About Climate Tracker