Noticias en Español

Presidenta de AILAC:  “Me preocuparía enormemente salir de Lima sin un borrador”

By December 1, 2014 No Comments
AILAC chair

Giovanna Valverde Stark, Costa Rica, speaking on behalf of Independent Alliance of Latin America and the Caribbean (AILAC)

Desde el 1 hasta el 12 de diciembre, Lima está reuniendo a representantes de gobiernos de 195 países alrededor del mundo con la meta más urgente que ha visto la humanidad jamás: definir un borrador de acuerdo climático que lleve a los países a reducir las emisiones responsables del calentamiento global, y por lo tanto, el cambio en el clima.

La Vigésima Conferencia de las Partes (COP20) de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (UNFCCC, por sus siglas en inglés), tiene un objetivo claro: avanzar en las negociaciones que nos lleven a ratificar un acuerdo global en París 2015 (COP21).

“La COP20 no puede fallar”, dijo Christiana Figueres, Secretaria Ejecutiva de la Convención en el discurso de apertura. La ciencia habló enfáticamente: si no logramos reducir las emisiones de carbono para que en 2050 la temperatura no supere el umbral de los 2°C, el planeta sufrirá efectos irreversibles.

Giovanna Valverde lleva puestos dos sombreros importantes sobre su cabeza. Por un lado, es la Jefa de Delegación de Costa Rica para las negociaciones, y por el otro, es la presidenta temporal de la Asociación Independiente de América Latina y el Caribe (AILAC).

Este bloque negociador, conformado por Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Panamá y Perú, camina sobre tres objetivos claros: mitigación (reducción de emisiones), adaptación (cómo hacer para que los impactos del cambio climático no nos afecten tan violentamente) y métodos de implementación en ambos aspectos.

Finalizando la primera semana en el Pentagonito, como se le llaman a la sede de la conferencia del clima, la costarricense habló sobre los avances que se han tenido y las metas que busca el bloque negociador de cara a París.

La posición de AILAC en estas negociaciones se han centrado en mitigación y adaptación. ¿Qué aspectos concretos se están buscando en cada una?

La posición de los seis países no es solamente mitigación y adaptación sino también medios de implementación. En esta última se encuentra finanzas, creación de capacidades, transferencia de tecnologías y evidentemente, la parte de finanzas es importante para que muchos de los países puedan implementar sus estrategias de mitigación y de adaptación.

En los últimos seis meses previos a la COP hemos trabajado con cuatro submission papers que hemos enviado a la Secretaría. Uno de ellos es el que ha causado un poco de reacción por parte de los países desarrollados que es el de Contribuciones Nacionalmente Determinadas o INDCs que los países deberán presentar el año entrante. Somos el único bloque que propuso la idea de los INDCs.

Todos tenemos la claridad de que mitigación es lo primero. Si los países emisores no se comprometen ya con un acuerdo vinculante, no vamos a lograr mantener la temperatura por debajo de los 2°C y sabemos que eso sería catastrófico para el planeta.

¿Y en adaptación y medios de implementación?

Hay que imaginarse como una burbuja con los tres elementos al mismo nivel y con la misma importancia política: adaptación, mitigación y medios de implementación.

¿Qué medidas se están proponiendo para que estas contribuciones y compromisos sean vinculantes y que los gobiernos cumplan?

En eso estamos en este momento. Estamos discutiendo en qué tipo de acuerdo queremos todas las Partes. Prácticamente todos queremos algo que sea vinculante para todos y que sea duradero en el tiempo. Nuestro compromiso es sacar algo en Lima. Hay dos cosas que estamos trabajando paralelamente: la decisión de la COP y lo que llamamos el “Lima Text”.

Y en la parte de mitigación: cómo acordamos cuales son los parámetros para que cada país en el próximo semestre diga, mi contribución en mitigación es ésta.

Esa es la lucha que estamos dando. Queremos claridad y que aquí en Lima acordemos eso. Después nos adentraremos en la discusión de adaptación y cómo nos podemos asegurar de que quede en el acuerdo. Y lo mismo para medios de implementación. Nuestra lucha es tratar de que los tres elementos queden ahora dentro de la decisión de la COP para podernos seguir moviendo el año entrante con el texto.

Cerrando ya la primer semana de negociaciones. ¿Qué goles ha metido AILAC?

Los avances más importantes han sido llegar a un acuerdo sobre con qué texto arrancar las negociaciones. Parece absurdo pero así son estos procesos multilaterales, todo mundo tiene que estar de acuerdo. Solo en el G-77 y China, somos 134 países y hay una infinidad de posiciones diferentes. Las discusiones en los últimos cuatro días han sido sobre cual va a ser el texto de partida. Se le está permitiendo a todos los países insertar sus puntos de vista lo cual indica que terminaremos con un texto bastante grande. Pero creo que esa es la única forma de seguir adelante y que no se quede todo paralizado. Yo me siento feliz si logramos

salir de aquí la semana entrante con un texto con el que digamos: este es el Lima draft y tenemos un año para ponernos de acuerdo. Lo que preocuparía es salir de aquí y no tener ese Lima draft, eso me preocuparía enormemente.

Costa Rica está ubicada en una de las zonas más vulnerables a los efectos del cambio climático como lo es Centroamérica. ¿Qué papel deberían jugar los países centroamericanos y latinoamericanos en las negociaciones y qué tanto poder de incidencia real se tiene?

Como AILAC somos seis países, tres de los cuales somos hermanos Centroamericanos. También estos tres estamos en el grupo de SICA (Sistema de Integración Centroamericana) que somos ocho países. Yo creo que tenemos la posibilidad de incidir en el proceso porque el istmo centroamericano ha sido definido como  una de las regiones más vulnerables del planeta. Tenemos a tres centroamericanos dentro de AILAC. Dentro del mundo de SICA estamos nosotros y también República Dominicana y República Dominicana es el vínculo hacia todas las islas. En todas las negociaciones de adaptación hay una parte que se llama  loss and damage (daños y pérdidas). Esto es un tema muy importante para las islas y ellos han dicho: nosotros tenemos que asegurarnos que recibamos la ayuda que requerimos para daños y pérdidas y esa es una posición que tenemos en conjunto todos los países SICA. Entonces creo que sí tenemos una forma importante de incidir en lo que está pasando.

Los impactos del cambio climático no están esperando a acuerdos políticos. Sabemos que se necesitan también acciones desde la ciudadanía. ¿Cómo hacemos para que los ciudadanos despierten y se involucren con un tema tan complejo de entender y que no genera mucha empatía?

Las ONGs y los think tanks, como Nivela por ejemplo, juegan un rol muy importante. Tiene que ser un esfuerzo en conjunto con el sector público, sector privado, ONGs y academia. Hay que hacer un trabajo de abajo hacia arriba con transporte, residuos y energía. El ciudadano normal probablemente no sabe ni que es la Convención Marco del Cambio Climático porque hay como 82 Convenciones. No tienen porqué saberlo. Mucho menos van a saber qué es lo que es una INDC, pero sí es importante que lo sepan ya que es un compromiso del país en un acuerdo vinculante. Se debería ir a las escuelas y explicar lo que está pasando. No hablo sólo de las negociaciones, sino del panorama en general: las consecuencias del cambio climático y el impacto que podría tener no hacer nada.

Lucía

 

Lucía Vásquez was born in Costa Rica in 1992. She’s in her third year of Mass Communication Sciences at University of Costa Rica, specializing in Journalism and Audiovisual Production.At COP 20, she’s representing the PNUMA inactive Tunza in the youth blog on the platform CONEXIÓNCOP, for journalists and stakeholders in Latin America. 
 

 

Lucía Vásquez

About Lucía Vásquez