Noticias en Español

¿Por qué no nos vamos a dormir?

By November 1, 2013 No Comments

Ayer un amigo me dijo que le aburría lo que escribía. Que todo lo que escribía sonaba a “la Srta. Verónica Villena” y no a quién realmente soy. Me aconsejó escribir como si todo fuese un cuento y así darle más fluidez, vida y creatividad a la redacción.

Entonces mientras estuve todo el día y la mitad de la noche escuchando y tratando de prestar atención a todas y cada una de las conferencias  a las que asistía, pensaba en la mejor forma para redactar. Se supone que la idea de este blog es que esté dirigido a las personas que no sean especialistas en temas de cambio climático pero que tengan interés.

little-red-riding-hood

Esta fue una de las razones, creo que la principal, por la que el miércoles no posteé nada. Porque no sabía cómo postear algo que genere interés pero que a la vez sea digerible. Sin embargo, llegó casi la media noche del miércoles (o algún momento en el día, aquí todo parece lo mismo), cuando salieron a decirnos “a dos días de cerrar la conferencia, no tenemos nada”. Entonces si hubiese escrito ese día sobre los resultados de las negociaciones, mi post hubiese sido: NO PASÓ NADA.   Pero luego me acordé de esto que me dijo Fiki, el amigo del que hablé antes, y me di cuenta que todo lo que estaba pasando era como un cuento. Pero un cuento que comenzó hace como 21 años y que todavía no tiene final. Peor aún, un cuento en el que los protagonistas ya no quieren formar parte de él- solo de imaginar que caperucita le dice a Perrault que ya no quiere ir a la casa de su abuelita – no sé si hace sentido esa comparación pero es una analogía (espero que sirva).

Entonces como parte del cuento sin fin, que es la negociación sobre cambio climático,  voy contándoles lo que podría ser “el final”, ojalá no. Hasta ahora no hay claridad en “ninguno” de los tres temas principales, bueno, no sé si principales pero en los que se esperaba avanzar en esta conferencia:

i)  Determinar los flujos del financiamiento que se destinarán a actividades de cambio climático al 2020.

ii) Presentar la hoja de ruta para definir las metas de reducción de emisiones post 2020.

iii) Establecer un mecanismo de atención de daños y pérdidas asociados a los impactos del cambio climático

Sobre el financiamiento, hace tres minutos (9:02 pm, hora de Polonia) acaban de mandar el último borrador  del documento que contiene todos los acuerdos sobre financiamiento. Donde la idea principal es “Se pide a los países desarrollados canalizar dinero de los fondos públicos para llevar a cabo actividades de mitigación y adaptación.  Entonces, ¿¿¿lo concreto sería?????

Sobre la hoja de ruta para la definición de metas de reducción de emisiones, no se tiene nada. No hay nada concreto. No se ha definido aún (10:15 pm, hora de Polonia) cuándo es que los países presentarán sus metas. Lo que sí se sabe es que los principios que regirán este nuevo acuerdo son i) responsabilidad histórica y ii) responsabilidades comunes pero diferenciadas.

El calvario está en el mecanismo de daños y pérdidas.  Los  países miembros del G77 + China, han trabajo sobre este tema y presentaron su propuesta a los países desarrollados para que esta asea tomada en consideración. Ahorita se está discutiendo el contenido de la misma. La gente que está dentro de la reunión comenta que todo el problema entre G77 +China , la alianza de islas (AOSIS),  y Estados Unidos es una palabra, “under”. La cual es sumamente importante e implica mucho, porque la propuesta de este mecanismo internacional es que sea algo nuevo, que se generen NUEVOS fondos, adicionales. Mientras que Estados Unidos lo que busca es que se incluya dentro de los fondos que ya se destinan. Lo cual , para el G77+ China y AOSIS es simplemente decir que no destinarán mayores recursos, se crea el mecanismo vacío.

Pero estos resultados no solos se conocen desde hoy. Esto se sabía desde inicios de esta semana y a raíz de esta inacción y lentitud, ayer un grupo de organismos de la sociedad civil decidieron retirarse del proceso de negociación, a solo dos días de cerrarlo. Es comprensible, estamos a dos años de la fecha límite (2015) en la que se acordó firmar un acuerdo global vinculante para la reducción de emisiones. De lo contrario, de acuerdo al IPCC, la temperatura podría aumentar en 1.5º  C en comparación al periodo 1850-1990, y el nivel del mar podría aumentar entre 26-55 centímetros al 2100.

10997704034_61ea9b79b2

NGOs walking out the conference

 

Siendo las 2:19 am del 23 de Noviembre siento que todo este proceso no va a llevar a nada por más que esté sentada todo un día sin dormir, tratando de seguir cada una de las palabras.  Países en desarrollo, como el Perú, que están exigiendo compromisos de reducción de emisiones por parte de los “países desarrollados” deberían reemplantear su táctica de trabajo. Si queremos ser escuchados y , más aún, si queremos que los países desarrollados tomen acciones concretas sobre la reducción de emisiones, debemos comenzar por nosotros mismos.

En el caso del Perú, nuestras principales emisiones provienen del sector forestal (uso de suelo y cambio de uso de suelo). ¿Esto que quiere decir? Que la deforestación, la minería ilegal, la agricultura migratoria y todas las demás prácticas que van en contra de la conservación y uso apropiado del suelo no solo nos dejan sin este recurso sino también contribuyen con el efecto invernadero. ¿Qué acciones concretas hacemos al respecto? Bueno, hasta ahora ninguna. Tenemos la suficiente información para conocer dónde están las principales zonas de deforestación , por ejemplo, salió una noticia hace unos días que la NASA había detectado la deforestación de miles de hectáreas en Loreto, pero no hacemos nada más que “políticas”. Como esta información, existe mucha y a nivel muy micro, el cual permitiría identificar actores y ejecutar planes de acción. Lo que nos hace falta es una institucionalidad fuerte, decidida a destruir todas las cadenas de mafia y contrabando, y altamente empoderada para ejercer una supervisión  eficiente sobre los activos naturales, específicamente los bosques,  como lo hace la Sunat por ejemplo, con la administración tributaria.

Venezuela, Ecuador son casos similares de pésima gestión de recursos naturales pero que sin embargo vienen a la comunidad internacional a exigir acciones concretas. ¿Por qué no toman acciones concretas ellos también? ¿De qué nos sirve tener 4 reuniones preparativas en Venezuela si vamos a avanzar en el ritmo que venimos haciéndolo ahora y si Venezuela va a seguir produciendo y regalando petróleo? Recordemos que Venezuela es un país con una tasa de desempleo de 9.22% y con proyecciones creciente, con un 38% de inflación , alta escasez de recursos y nula libertad de expresión. ¿Por qué vienen aquí a levantar la bandera verde y no levantan la blanca en casa?

Creo que si venimos a estas negociaciones, no solo el Perú sino todos los países “en desarrollo”, exigiendo que por responsabilidad histórica los países desarrollados asuman compromisos de reducción de emisiones, nosotros también deberíamos hacerlo. Porque si bien no emitimos muchos en la época de la revolución industrial, durante finales del siglo XX y lo que lleva el siglo XXI, (un siglo después donde tenemos mayores avances en tecnología), tenemos una trayectoria pasada de corto y mediano plazo con emisiones muy altas, y tendencias futuras ascendentes.

Siento que para poder exigir debemos exigirnos nosotros también. De esa manera tendremos conversaciones “concretas” con resultados “concretos”. Y esto mismo aplicaría para el caso de financiamiento.  Comencemos a destinar presupuesto nacional para actividades de mitigación y adaptación, y sobre eso discutamos. Por ejemplo, Perú solo destina 1 sol de cada 100 soles a actividades de adaptación, que son de desarrollo sostenible. Lo cual habla mal de la gestión sostenible del país y del alto asistencialismo que se tiene. Asistencialismo poco productivo y sostenible.

Necesitamos acciones orientadas a resultados. Es decir, si se van a reunir todos los países anualmente deben venir con información que permita a los países desarrollados, que financian las actividades, conocer qué han hecho y qué falta. Por ejemplo ¿de dónde salió que necesitamos 100 billones de dólares al 2020 si solo se ha destinado 30 billones durante tres años? Ojo, no cuestiono que no necesitemos plata, sí necesitamos, pero no solo dinero internacional también el nuestro.  (También necesitamos horas de dormir que reclaman no solo los negociadores, yo también).

En fin, son las 3 am (hora Polonia) y aún no tenemos resultados. Espero que dentro de unas horas, cuando vuelva a sentarme, tengamos textos que no solo repitan lo que ya sabemos sino que tengan compromisos e indicadores. Con uno de los tres temas cubiertos, me iré a Lima convencida que en el 2014, los resultados de la conferencia serán concretos, predecibles y medibles.  Y en las noches de negociación no estaremos repitiendo todos ¿Por qué no nos vamos a dormir?

About Verónica Villena