Latest News

Nuevos estudios climáticos de Argentina

By April 20, 2015 No Comments

En un año decisivo para el planeta, cada país está trabajando de manera diferente en los compromisos a asumir frente al cambio climático. Aún sin un Plan de Acción Climática concreto ni una cifra de contribuciones precisa, la Argentina presentó ayer el estudio “Modelos Climáticos” que orienta el camino rumbo a la COP21.

Foto: Tais Gadea Lara

Foto: Tais Gadea Lara

 

El cambio climático es una realidad y su responsabilidad en manos de los seres humanos ya es un hecho que no deja dudas científicas ni sociales. El 2015 se presenta como el año decisivo en materia de los compromisos que cada país asuma en la 21º edición de la Conferencia de las Partes (COP21) en París en diciembre próximo. Frente al rol predominante de los “gigantes” de la industria (y la contaminación), los países en desarrollo y subdesarrollados quieren también hacer oír sus voces y compromisos. América Latina se presenta con un rol destacado en este sentido, en especial luego de que la COP20 se llevara a cabo en Lima el año pasado, y respecto del potencial que la región puede tener en la lucha contra el cambio climático.

Siendo México el único país latinoamericano que, al momento, dio a conocer su Plan de Acción Climática y respectivas Contribuciones Nacionales Determinadas (INDC) ante la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático, Argentina comienza a esbozar los primeros pasos en torno a su posible presentación ante el organismo. Ayer, miércoles 15 de abril, se presentó en Casa de Gobierno el informe “Modelos Climáticos”, un nuevo producto y aporte en el marco de la esperada Tercera Comunicación Nacional en Cambio Climático. ¿De qué se trata? Realizado por el Centro de Investigaciones del Mar y la Atmósfera (CIMA), el estudio reúne información científica sobre las tendencias del clima del pasado reciente (desde la segunda mitad del siglo XX) a través de observaciones y una proyección del clima futuro por medio de simulaciones. El informe evidencia que la temperatura en el país subió medio grado en 50 años, llegando a 1ºC en la región patagónica debido al retroceso de los glaciares.

Ante la presencia de los técnicos del informe y responsables de la Tercera Comunicación, el secretario de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación, Sergio Lorusso, comparó su trabajo de investigación científica con el de “héroes anónimos”, “debido a su acto de heroismo e importancia para el país”.  Frente a las incertidumbres que todo estudio de estas características presenta, Vera destacó tres de sus fuentes: la incertidumbre por los modelos naturales del clima imprevistos, el desconocimiento de la variabilidad del clima futuro, y el desconocimiento de los escenarios socio-económicos futuros.

El estudio, en detalle

El estudio “Modelos Climáticos” ha dado a conocer algunas conclusiones generales respecto del comportamiento climático en el territorio nacional: un marcado aumento de la temperatura media anual de entre 0,5ºC (en la mayor parte del país) y hasta 1ºC(en el territorio patagónico) en el período 1960-2010; olas de calor en ascenso considerablemente en el norte y este del país; disminución de las heladas en la mayor parte del territorio nacional; aumento de las precipitaciones en todo el país; y una tendencia asociada al calentamiento global que modula las variaciones naturales de las precipitaciones.

Bajo un trabajo minucioso (a cuya base de datos puede accederse aquí) el estudio analizó el territorio argentino dividido en cuatro regiones, en cada una de las cuales se identificaron comportamientos pasados y futuros diferenciales, expuestos por el representante del equipo consultor, Vicente Barros.

Región Húmeda. (Misiones, Corrientes, Santa Fe, Entre Ríos y Buenos Aires) Se registró un aumento de la temperatura media anual de entre 0,5 a 1º. En algunas zonas fue menor e, incluso, en otras se redujo. En los extremos fríos, el calentamiento fue más evidente. Se estima que, por un lado, en un futuro cercano, el aumento de la temperatura media no dependerá mucho de los escenarios y sería de un valor inferior a 1ºC, pero en un proceso mucho más rápido que lo observado en los últimos 50 años. Por otro lado, en un futuro lejano, el aumento de las olas de calor dependará de los escenarios y será predominante. En el período analizado, las precipitaciones aumentaron en casi toda la región, especialmente en los valores extremos. Los principales riesgos que presenta la región a futuro son las olas de calor y las temperaturas extremas; así como precipitaciones más intensas y frecuentes.

Región Centro. (La Pampa, San Luis, Córdoba, Tucumán, Santiago del Estero, Chaco y Formosa) El calentamiento en la región ha sido inferior a 0,5ºC, incluso en algunas zonas hubo un leve enfriamiento. Se estima que en un futuro cercano aumentarán los días con olas de calor, situación que será mayor en un futuro lejano. Las precipitaciones, al igual que la región húmeda, evidenciaron un aumento en toda la región, la cual deberá enfrentar los siguientes riesgos: prolongación del período seco invernal, mayor cantidad de días con olas de calor -especialmente en el Norte- y precipitaciones más extremas e intensas.

Región Andina. (Mendoza, San Juan, La Rioja, Catamarca, Salta y Jujuy) La temperatura aumentó 0,5ºC y se mostró consistente en todas las estaciones del año. Se estima que en un futuro cercano podrían aumentar hasta un 1ºC y en uno lejano entre 3,5 y 7ºC. Los días con olas de calor se incrementarán. El aumento de las precipitaciones en el período estudiado es una tendencia que vuelve a repetirse. La Región Andes tendrá sus riesgos por enfrentar: prolongación del período seco invernal, altas temperaturas y valores extremos muy elevados, ascenso de la isoterma de cero grado, lo que devendrá en un retroceso de los glaciares.

Región Patagonia. (Neuquén, Río Negro, Chubut, Santa Cruz, Tierra del Fuego y Antártida e Islas del Atlántico Sur) En algunas zonas, el aumento de la temperatura media registró el 1ºC, acompañado por aumentos similares en las tempertaturas máximas y mínimas, pero con poca información en general sobre el área. Se estima que en un futuro cercano la temperatura ascienda 1ºC, cifra que podrá alcanzar los 3ºC en un futuro lejano. El principal riesgo de la región se encuentra en el retroceso de los glaciares.

¿Cómo sigue el camino para la Argentina?

El documento presentado ayer complementa los análisis desarrollados en el marco de la esperada Tercera Comunicación Nacional sobre Cambio Climático que sentaría las bases de la posible propuesta de acción climática de la Argentina en la COP21. A diferencia de otras presentaciones, los propios investigadores destacaron su aporte por ser la primera investigación científica que abarca los últimos 50 años en materia de cambio climático, por tener mayor diversidad de fuentes de información, y por estar acompañado de los niveles de confianza que se establecieron para cada caso. En este sentido, se han evaluado más de 10.400 ubicaciones geográficas en todo el país; 156.413.592 datos climáticos entre 1960 y 2010; 15.828.249.600 de datos simulados entre 1960 y 2010 por 26 modelos climáticos, a cargo de 12 consultores y 5 colaboradores.

Conocer los efectos del cambio climático y sus posibles proyecciones es un paso clave para la planificación y gestión pública frente a una realidad que ya afecta al país (como lo han demostrado los fenómenos climáticos de los últimos tiempos). Sin embargo, aún queda por conocer cuáles serán los verdaderos compromisos que la Argentina busque asumir en el acuerdo que se firmaría en París a fin de año. Al respecto, el subsecretario de Promoción de la Política Ambiental, Juan Pablo Vismara, destacó que, a partir de este informe, se espera presentar el inventario de gases de efecto invernadero en el transcurso de los próximos dos meses y elaborar la posición de la Argentina ante la COP21, cuyo plazo final vence en octubre próximo.

“Es un insumo fundamental para la posición argentina porque nos muestra cómo afecta el cambio climático a nuestro territorio y a cada una de las regiones. Como no somos un gran emisor, sino víctimas de las emisiones de los países que vienen contaminando desde la Revolución Industrial, eso es algo que vamos a tener que considerar al momento de ir a la cumbre mundial”, explicó Vismara, evidenciando la histórica disputa entre países desarollados, y subdesarrollados y en desarrollo, y el reclamo que se hizo presente en la COP20 respecto de las responsabilidades comunes, pero diferenciadas e históricas. Además, señaló: “La posición argentina la llevará adelante la Cancillería, por orden de la presidenta, Cristina Férnandez de Kirchner; nosotros daremos el apoyo técnico”.

Vismara destacó que “al momento solo hubo cinco presentaciones de proyectos nacionales, lo cual ayuda en la consideración y elaboración de la estrategia de la Argentina, que deberá ser en conjunto con aquellos países que estén en la misma situación de desarrollo”. Respecto del plazo de entrega de los INDC, manifestó: “Vamos a trabajar, tenemos plazo hasta octubre y no tenemos necesidad de presentarlas ahora”.

Todo nuevo estudio, todo nuevo conocimiento es un aporte para emprender una mejor estrategia e iniciativa frente al cambio climático. El límite se encuentra en los plazos que se deben cumplir y en que el planeta, y el propio territorio y la ciudadanía argentinos necesitan de respuestas, compromisos y acciones prontas. “El hecho de que la presentación sea haga en esta casa no es casual”, aseguró Lorusso y fundamentó: “Para quienes dicen que el tema ambiental no está dentro de la agenda del gobierno, esta presentación se realiza acá por la importancia que el cambio climático tiene para todas las autoridades de la Nación”.

Independientemente del lugar donde se lleven a cabo las presentaciones y destacando la labor de quienes investigan científicamente para conocer con precisión los efectos del cambio climático con vistas a implementar propuestas de gestión pública, lo cierto es que la Argentina necesita tener en su agenda diaria el tema del cambio climático. Quizás la realidad ya ha superado la ficción y es tiempo de actuar hoy, pensando en el presente y en el futuro. Y así como México marcó el camino al ser el primer país latinoamericano en presentar sus contribuciones, ojalá la Argentina pueda posicionarse como uno de los países en dar a conocer su voz pronto y con una propuesta relevante para el país y con impacto en la región.

 

Este articulo fue originalmente en Sustenator

About Tais Gadea Lara

Leave a Reply