En un clima de incertidumbre por el futuro de la política ambiental y climática de Estados Unidos, el actual Secretario de Estado, John Kerry, dio un discurso ante la prensa internacional en la COP22. Balance del pasado, descripción general de la situación del clima en el mundo y refuerzo de la acción climática, fueron los ejes de su última presentación en una Conferencia de las Partes en dicho cargo.

“Felicito a Fiji por la presidencia de la próxima COP23. Lamentablemente no seré Secretario de Estado para ese entonces”, se animó a bromear Kerry en el inicio de un discurso plagado de agradecimientos y felicitaciones a organizadores, líderes y representantes diversos vinculados a la continuidad del momentum construido en París en diciembre pasado con el consensuado acuerdo para hacer frente al cambio climático.

A dos días de que concluya la COP22 en Marrakech, Marruecos, la conferencia de prensa de Kerry fue quizás el evento más destacado de la mañana, superando las exposiciones de los ministros en el plenario central. ¿El motivo? La evidente preocupación e incertidumbre que se generó en las negociaciones desde hace exactamente una semana con la victoria de Donald Trump como nuevo presidente de Estados Unidos. Sin hacer referencia directa a su persona, pero obviamente consciente de las sensaciones generales que se viven tras el resultado electoral, Kerry expresó: “Una de las cosas que entendí luego de varios años en el sector público, es que algunos problemas se ven diferentes cuando estás en la oficina de gobierno que en una candidatura política”.

Asegurando que el cambio climático es un tema que le concierne desde lo personal, Kerry intentó traer cierto optimismo a la sala al concebir la responsabilidad de la continuidad de la lucha climática no como algo excepcional y únicamente propio de un gobierno, sino también del sector privado y la propia ciudadanía. “La gente de Estados Unidos sabe que el cambio climático es real y está ocurriendo”, aseguró.

Su referencia al sector privado se vinculó principalmente al desarrollo de las energías renovables que, por ejemplo, en su país logró triplicar la disponibilidad de energía eólica: “Quien dictará si vamos a continuar con el proceso de transición hacia las energías renovables no será un gobierno, sino el propio mercado. No se trata de ‘si’ la transición se va a llevar a cabo sino de cómo continuará para evitar un mayor daño catastrófico”. Sin embargo, aseguró que las empresas también necesitan de señales positivas de los gobiernos para actuar, por ejemplo, colocando un precio al carbón.

Respecto a las negociaciones climáticas en sí mismas, subrayó la importancia de que los países revisen sus compromisos nacionales cada cinco años y los hagan más ambiciosos, y destacó que el marco general elaborado en la capital francesa “se creó para que dure”. “Cuando nos fuimos de París, nadie descansó en sus escritorios. El mundo enteró se movió para continuar con el acuerdo y ponerlo en vigor”, manifestó.

Kerry se mostró hasta emotivo al pensar en sus nietas como las futuras generaciones para las cuales estamos trabajando hoy y quizás también considerando que se trataba de su discurso de despedida luego de años de presentarse en las negociaciones. “Soy realista. El tiempo del cambio climático no está de nuestro lado. Hay lugares que antes fueron llamado hogares por generaciones y hoy son inhabitables. No podemos esperar. Tenemos que transformar el conocimiento que hoy nos da la ciencia en políticas concretas a implementar”, expresó y agregó: “Toda nación tiene la responsabilidad de responder a la amenaza del cambio climático. A veces no tenemos que hacer lo que nosotros creemos que es mejor, sino aquello que se nos requiere”.

Al verlo a Kerry hablando de la lucha que hay que continuar y de la urgente necesidad de la acción climática por parte de los más diversos actores, inevitablemente uno se pregunta: ¿Quién estará ocupando ese lugar el próximo año? ¿Qué dirá sobre el cambio climático? ¿Creerá al menos en la responsabilidad del hombre ante el principal problema del siglo XXI? Habrá que esperar…

About Tais Gadea Lara