A un año de la firma del Acuerdo de París, los países de Latinoamérica han acelerado los procesos para poder implementar el tratado, y enfrentar las consecuencias del cambio climático. Perú frente a un escenario de 1.5°C se verá afectado principalmente por la disponibilidad del agua, que traerá consecuencias en la agricultura, pesca, generación eléctrica, entre otros.

El 22 de abril se celebró el día internacional de la tierra, y con ello se buscó crear conciencia sobre los problemas ambientales que acechan al planeta, para tomar acciones que prioricen la conservación, la biodiversidad y la vida sostenible. Pero además, en esa misma fecha y hace exactamente un año, se desarrolló la firma del Acuerdo de París, en una ceremonia en la que 174 países (y la Unión Europea) firmaron el tratado, respaldando el compromiso asumido por los 195 países de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC) – al finalizar la 21° Conferencia de las Partes (COP21) en diciembre del 2015 –, para encaminarse hacia un desarrollo bajo en carbono y afrontar los efectos del cambio climático.

El objetivo principal del Acuerdo de París es mantener el incremento de la temperatura muy por debajo de los 2°C, respecto a los niveles preindustriales; y proseguir con los esfuerzos para limitar ese aumento a 1.5°C y evitar así los efectos catastróficos para los países más vulnerables. Según el Panel Intergubernamental de Expertos en Cambio Climático (IPCC) si el aumento de emisiones de Gases de Efecto (GEI) continúa es probable que en Latinoamérica exista menos disponibilidad de agua y mayores inundaciones; además habrá disminución en la producción de alimentos y mayor propagación de enfermedades transmitidas por vectores.

EARTH DAY 2017 WAS CELEBRATED WITH A MARCH FOR SCIENCE. SINCE TAKING OFFICE, US PRESIDENT DONALD TRUMP HAS CUT THE BUDGET FOR GOVERNMENT AGENCIES, SUCH AS THE US EPA, WHO STUDIES CLIMATE CHANGE. JOSE SANCHEZ / AP PHOTO

Bajo la evidencia científica y desde la firma del tratado en adelante la responsabilidad de las naciones para aminorar las emisiones fue notable, tanto que el 04 de noviembre del 2016 – tres años antes de lo previsto (2020) – el Acuerdo de París entró en vigor. En ese momento Patricia Espinosa, Secretaria Ejecutiva de la CMNUCC señaló que:

“Los países aceptan el deber de tomar cada vez más medidas frente cambio climático como parte central de sus planes de desarrollo”.

Acuerdo de París: Lo que debes saber para informar adecuadamente sobre el tratado

Para la entrada en vigor del Acuerdo se necesitaba que ratifiquen más del 50% de países que juntos emitieran 55% de emisiones mundiales, lo cual se ha conseguido. A la fecha han ratificado 143 naciones, entre las que se encuentran grandes emisores como la Unión Europea, China, India, Brasil y Estados Unidos; aunque la continuidad de este último en el proceso es aún incierto.

El Acuerdo de París en Latinoamérica

Sobre los avances en Latinoamérica, Sandra Guzmán, coordinadora del Grupo de Financiamiento Climático para América Latina y el Caribe (GFLAC), sostiene que la ratificación temprana del Acuerdo por más de 25 países de la región es sin lugar a dudas una señal importante de progreso, incluso para que aquellas  que lo lograron recientemente como es el caso de Chile, debido a que sus procesos legislativos son más complejos.

“Que varios países de la región estén desarrollando sus Contribuciones Nacionales es una muestra de interés frente al Acuerdo de París. Por ejemplo, el hecho de que Argentina esté en revisión estructural de sus contribuciones y otros países como Ecuador estén también planteando este proceso, da indicios de que las naciones desean aportar de manera efectiva con la implementación del tratado”, explica Guzmán.

Christiana Figueres, former Executive Secretary of the UNFCCC, in an event at COP 20 in Peru last 2014.
Perú  frente a un escenario de 1.5°C

El aumento de temperatura en el planeta genera efectos catastróficos para todos los países. Independientemente de quiénes son los que más emiten GEI, las consecuencias las sufren todos, pero con más intensidad las naciones más vulnerables. En una entrevista del mes pasado, Patricia León, directora de  World Wildlife Fund (WWF) en Perú, sostuvo que el país sudamericano es uno de los cinco países más vulnerables al cambio climático, y por ello los procesos de mitigación y de adaptación deben acelerarse.

En las últimas semanas la agenda climática en Perú se ha visto marcada por lluvias extremas que han ocasionado deslizamientos, huaicos, inundaciones, entre otros, que han dejado según el último reporte del Centro de Operaciones de Emergencia Nacional (COEN) un trágico panorama: las víctimas mortales llegan a 107, los damnificados suman 171,322 y las viviendas afectadas llegan a 221,761. Las causas recaen en el fenómeno atípico denominado “El Niño Costero” que según algunos especialistas está relacionado con el cambio climático.

José Manuel Gálvez, instructor para metodologías en el análisis y pronóstico del tiempo y clima para las américas en el NOAA explica que el calor adicional asociado al calentamiento global se está acumulando principalmente en el océano, lo que llevaría a un incremento en la frecuencia de lluvias, y en fenómenos como El Niño Costero es posible que las precipitaciones sean más fuertes y más frecuentes.

Por el mismo camino, los últimos reportes del IPCC señalan que en Perú ocurrirá un aumento de temperatura y de precipitaciones en especial en el altiplano y en los andes para finales del siglo XXI. Jorge Carrasco, meteorólogo quien participó en la elaboración del Quinto Informe de Evaluación del IPCC, explica que esos dos factores alterarán la hidrología de Latinoamérica afectando al mediano y largo plazo la disponibilidad de agua, si no se toman medidas de manejo.

En un ambiente más cálido, las actuales precipitaciones de nieve en la alta cordillera serán en sectores más elevados y la ocurrencia de eventos de lluvia en sectores que hoy aún precipita nieve aumentará, y con ello un incremento de aluviones es altamente probable. También se verá afectada la criósfera, es decir, disminución de las masas glaciares de los Andes. Si no se logra el objetivo de mantener el aumento de temperatura en 2°C (1.5°C), lo anterior es más probable que ocurra”, agrega Carrasco.

Y como los factores meteorológicos acarrean consecuencias sociales, la alteración del ciclo hidrológico puede reducir la disponibilidad de agua que afectaría a la agricultura, la generación eléctrica, el consumo de agua por la población y en general a toda producción industrial que depende del recurso.

The Palcacocha lake in Peru, above the city of Huaraz, has been swelling with  glacial melt-water for the past few decades.

Paola Vargas del Banco Central de Reserva del Perú explicó en una investigación del 2009 que el impacto del cambio climático en Perú también se reflejará en la disminución de la disponibilidad de fitoplancton en el mar, y por lo tanto la productividad pesquera será menor y a la vez bajará la disponibilidad de recursos pesqueros.

Los efectos del incremento de GEI en Perú pueden ser catastróficos, y en el resto del mundo en igual medida, como está sucediendo actualmente en Colombia, Argentina y Chile. La reconstrucción de Perú – después de El Niño Costero – tendrá un costo de USD 3,339 millones, cifra que puede aún ser mayor. Ante ello urge  crear programas que permitan visibilizar y actuar frente a las consecuencias del aumento de temperatura y evitar los escenarios de 1.5°C y/o 2°C. Los esfuerzos también permitirán trabajar en la prevención y en el conocimiento de los eventos climáticos. Hay que tener presente que el cambio climático genera también una oportunidad de optar por infraestructura verde, energía limpia, y en general por un desarrollo sostenible.

__
Originally published at Connexion COP

Pilar Celi Frias

About Pilar Celi Frias

Periodista especializada en cambio climático,crecimiento verde, economía circular y desarrollo sostenible. Con más de 10 años de experiencia profesional. Estudios de Máster en Análisis Sociocultural del Conocimiento y de la Comunicación (Universidad Complutense de Madrid - España). Licenciada en Ciencias de la Comunicación (Universidad de San Martín de Porres - Perú). Premiada por la Organización de las Naciones Unidas (ONU), y por la Alianza para la Acción hacia una Economía Verde (PAGE – PERÚ). Ha cubierto la Conferencia de las Partes de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático COP20 (Perú 2014) , COP21 (Francia 2015) de manera presencial y la COP22 (Marraquech 2016) virtualmente.