was successfully added to your cart.

Según estudios realizados por FAO indican que el 20% de la población mundial se beneficia del 80% de los recursos del planeta. El impacto ambiental generado por la extracción insostenible de los recursos, la agricultura intensiva, la dependencia al petróleo y el consumismo presentan cifras alarmantes.

La gran mayoría de los ecosistemas de la Tierra han sido transformados de forma significativa por las actividades humanas. La ecología (relación de los seres vivos entre sí y con el medio en el que viven) nos indica que un cambio en un ecosistema afecta necesariamente a las especies que forman parte de él, del mismo modo que los cambios en las especies afectan a los procesos del ecosistema.

Zero waste lifestyle and minimalism have become trends recently, with more people wanting to live more sustainably. This is Lauren Singer and her two years worth of garbage, fit in a jar. Photo: Stylist.co.uk

Los Millennials tenemos una gran responsabilidad para determinar el futuro de nuestro planeta. Somos la generación más informada e interconectada de la historia, la que está demostrando mayor preocupación por cuestiones ambientales y sociales. Nuestras mejores herramientas son las ideas innovadoras, el talento y la creatividad. Debemos utilizar todo eso a nuestro favor para ser catalizadores de una transformación positiva, asumiendo responsablemente nuestro rol como ciudadanos de una casa común, consumidores y activistas.

Hans Jonas, filósofo alemán contemporáneo, aborda un concepto de responsabilidad que concierne a toda la humanidad y a su habitat. Es una responsabilidad recíproca entre los seres vivos presentes en el planeta y, al mismo tiempo, por los del futuro, los que todavía no están. Estas futuras generaciones no tienen deberes respecto a nosotros, pero sí tendrán el derecho de hacernos responsables de la naturaleza y la calidad de vida que les leguemos. Él presta una especial atención a la actual vulnerabilidad de los ecosistemas naturales que aseguran la existencia de vida en la Tierra.

“Actúa de tal manera que los efectos de tu acción sean compatibles con la permanencia de una vida humana auténtica sobre la Tierra”. Hans Jonas.

Tip: Swap a plastic toothbrush for Bamboo, compostable and sustainable toothbrushes. Photo: Stylist.co.uk

Cambiemos el sistema, no el clima. Tenemos el gran desafío de cambiar el modelo consumista. No consumas más de lo que necesitas. De verdad, no lo necesitas. El sistema te hace creer que sí, para que compres y deseches, compres y deseches. Complicado, no? Cambiar un cómodo estilo de vida a otro más simple y sencillo. Una vida con más tiempo dedicado a admirar y valorar las maravillosas riquezas naturales que tenemos en cada rincón de nuestro hermoso planeta. Debemos hacer una labor pedagógica en nuestro entorno familiar, social y laboral, informar y aconsejar sobre cómo consumir de forma responsable.

El precio no puede ser lo único que valoremos a la hora de elegir productos o servicios: es nuestra responsabilidad, individual y colectiva, demandar que sea socialmente justo y ecológicamente equilibrado. Exigir la sostenibilidad en todo el proceso de la cadena productiva y de comercialización hasta que un producto llega a nuestras manos debería convertirse en un hábito. Nuestras elecciones a la hora de consumir sin duda definen el camino de a donde vamos como planeta.

  • Agricultura sostenible
  • Energías renovables
  • AGUA
  • Ciudades sustentables
  • Conservación de la biodiversidad.
Tip: Swap paper towels for cotton napkins. Photo: Stylist.co.uk

Estos son algunos de los desafíos ambientales globales que enfrentamos. Necesitamos involucrarnos activamente en política, procesos y toma de decisiones en nuestros países y promover estilos de vida sustentables.

No somos la única especie que habita en este planeta. Somos parte de un todo. Un todo, CONECTADO.

Fui a los bosques porque quería vivir deliberadamente, enfrentándome sólo a los hechos esenciales de la vida, y ver si podía aprender lo que la vida tenía que enseñar; no fuera que cuando estuviera por morir descubriera que no había vivido. No quería vivir nada que no fuera la vida, pues vivir es algo muy valioso, ni tampoco practicar la resignación, a no ser que fuera absolutamente necesario. Quería vivir intensamente y extraer el meollo de la vida, vivir de manera tan dura y espartana como para apartar todo lo que no fuera la vida, surcar una divisoria y llevar la vida hasta un rincón y reducirla a sus elementos básicos y, si resultaba mezquina, obtener entonces toda su genuina mezquindad y hacerla pública al mundo; y si fuera sublime, saberlo por experiencia y poder dar cuenta de ello en mi próxima excursión. H.D. Thoreau, Walden o la Vida en los Bosques

Carmen Monges

About Carmen Monges

De nacionalidad paraguaya pero ciudadana del mundo. 23 años. Alma libre y amante de la naturaleza. Estudiante de Ingeniería Forestal. Es miembro de la Asociación Latinoamericana de Estudiantes de Ciencias Forestales. Fue seleccionada como delegada juvenil por la FAO para participar del Congreso Forestal Mundial 2015, en Durban, Sudáfrica. Forma parte del Young Leaders Programme de la Comisión Europea y participó como representante juvenil latinoamericana en los Días Europeos de Desarrollo 2015, en Bruselas, Bélgica. Promueve el involucramiento de jóvenes en temas de desarrollo sostenible y liderazgo. Disfruta viajar, conocer personas, historias, experiencias y aprender de ellas.