Latest News

Cambio climático como catalizador

clouds-1024x300

El planeta está cada vez más perdiendo su poder de auto-regeneración, ese proceso por el cual la misma Tierra podía reponerse de manera automática posterior a efectos de acciones negativas que caían sobre el entorno, bien fueran naturales o antrópicas. Este proceso se conoce como resiliencia y el mismo “hace hincapié en las condiciones de un sistema complejo alejado del equilibrio, donde las inestabilidades pueden transformar al mismo para que presente otro régimen de comportamiento”. El daño actual sobrepasa los límites permisibles para la regulación de la Tierra, haciendo que el daño sea más grave de lo planteado hasta ahora.

El cambio climático está ocurriendo y está acelerándose. Las desestabilizaciones ambientales que recaen sobre el entorno, son vistas como perturbaciones que desequilibran el “statu quo” del planeta, produciendo graves roturas en los procesos básicos que integran ese sistema tan complejo, mientras generan respuestas adaptativas que no son efectivas para tal transformación extrema.

Entre todos los desafíos  que se ciernen hoy sobre la Tierra, el cambio climático representa la suma de todas estas problemáticas ambientales, las cuales interactúan no solo con argumentos verdes, sino también con todas las áreas que se encuentran dentro del sistema ambiental, tales como políticas, económicas, sociales y culturales, lo cual hace reflexionar en que “nadie es intocable al cambio climático” y que la vulnerabilidad a los efectos de este fenómeno mundial, varían de acuerdo a factores de desarrollo locales, nacionales y regionales.

En este punto, es importante destacar que el cambio climático es una manifestación que tiene un soporte científico robusto. Existe evidencia clara desde principios del Siglo XIX, cuando los científicos manifestaban que si las emisiones se incrementaban, podría cambiar drásticamente el clima del planeta; por esta razón comenzaron a tomar datos climatológicos e hidrológicos principalmente. Es a partir de los años 60 cuando la ciencia comienza a dar indicios claves de que el dióxido de carbono -el cual se generaba debido a la Revolución Industrial- estaba comenzando a producir cambios en glaciares y otros ecosistemas sensibles a los aumentos de las temperaturas.

En los años 7Derechos Humanos

0, la ciencia del cambio climático comienza a tomar más vigor entre políticos y sociedad en general. Para los años 90, este fenómeno tuvo consistentes bases científicas de que su aceleración fue -y está siendo- producido por actividades antropogenicas. Este largo proceso se ha ido consolidando a través del paso del tiempo debido a la comprobación científica por parte de equipos y metodologías más modernas, especializadas y con menores márgenes para los errores.

De acuerdo al IPCC (Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático), algunas de las observaciones climáticas basadas en la historiografía del cambio climático, las cuales sirvieron para que la población en general, entendiera la verdadera importancia del cambio climático, son:

  • Cubierta de nieve: desde 1978 la extensión media anual de los hielos marinos árticos ha disminuido y la disminución en verano ha ido aumentando año tras año. Los glaciares de montaña y la cubierta de nieve han disminuido por término medio en ambos hemisferios.
  • Lluvias y sequias: desde la Revolución Industrial, ha habido grandes cambios en los regímenes de lluvias en todo el planeta. Ahora llueve más en las partes orientales de América del Norte y del Sur, el norte de Europa y el norte /centro de Asia, pero menos en el Sahel, el Mediterráneo, el sur de África y partes de Asia. Es probable que la superficie mundial afectada por la sequía haya aumentado desde el decenio de 1970 y 1980.
  • Calentamiento: a lo largo de los últimos 50 años, los días y noches fríos y las escarchas han sido menos frecuentes en la mayoría de las superficies de tierra, mientras que los días y noches cálidos han sido más frecuentes.
  • Ciclones y huracanes: desde 1970 se ha observado un aumento de la actividad ciclónica tropical intensa en el Atlántico Norte. El aire caliente es combustible para los ciclones y los huracanes.
  • Estaciones: los procesos primaverales se adelantan. Las plantas y los animales se están desplazando hacia los polos y hacia mayores altitudes debido a las recientes tendencias del calentamiento.
  • Naturaleza: los científicos han observado cambios inducidos por el clima en al menos 420 procesos físicos en especies o comunidades biológicas.

Los conflictos y riesgos que ha ya ocasionado el cambio climático en diversas regiones, demuestra lo vulnerable que es la sociedad actual para enfrentar este tipo de peligros socio-ambientales, ya que apenas han sido eventos que demuestran solo la punta del iceberg de lo que vendrá a futuro si no se toman las medidas adecuadas para adaptar y mitigar el cambio climático.  Delante de la humanidad se ciernen muchas preguntas sin respuestas concretas.

Debido al tipo de amenaza que representa el cambio climático, desde hace ya algunos años se vienen realizando diferentes iniciativas para frenar la intensidad de esta manifestación mundial. Los Objetivos del Desarrollo del Milenio (ODM), los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), la Conferencia de las Partes de la UNFCCC (COP), el Protocolo de Montreal, el Protocolo de Kyoto, entre otros, han sido claros ejemplos de cómo el cambio climático ha representado un asunto de discusión principal en las agendas globales; sin embargo aún existen grandes y preocupantes vacíos  en torno a estas iniciativas.

Entre estos vacíos, está el hecho de que la adaptación se encuentra sobrevaloradaante la mitigación, siendo este comportamiento riesgoso en virtud de que la primera es necesaria en todos los ámbitos y sectores de la población con una mirada local (hacia comunidades, pueblos y localidades), mientras que la segunda tiene una visión más global y homogénea, ya que el principal compromiso es la reducción de emisiones.

La adaptación está más relacionada a la ética (en la cooperación nacional e internacional, en la voluntad política, en la formación de capacidades locales, en la generación de plataformas de conocimientos y tradiciones), mientras que la mitigación tiene un carácter más científico y ya, hoy día, existen las alternativas claves para la reducción de emisiones a nivel mundial. Claro está, que la ética también juega un papel fundamental en la mitigación, sin embargo cuando nos referimos a calidad de vida y supervivencia, el tema ético se vuelve prioritario y debe evaluarse con inmediatez.

Necesitamos una visión más realista del cambio climático, pues este problema debe ser visto como un tema multisectorial y por lo tanto, debemos considerarlo como una de las preocupaciones más importantes de nuestro tiempo debido al considerable impacto que está teniendo sobre nuestras condiciones de vida.

Las pruebas científicas apuntan a la existencia de un riesgo cada vez mayor de que una actitud de “mantenimiento del status quo” (business as usual) con respecto a las emisiones, tenga consecuencias graves e irreversibles.

La exposición a las amenazas ambientales no goza de distribución uniforme. Algunos lugares, como las altas latitudes, llanuras aluviales, riberas de los ríos, pequeñas islas y zonas costeras presentan más riesgos que otros. De los mil millones de nuevos habitantes urbanos estimados para 2010, la mayoría será probablemente absorbida por ciudades de los países en desarrollo que ya enfrentan problemas múltiples, entre los que se encuentran escasez de vivienda adecuada, infraestructura, suministro de agua potable, saneamiento y sistemas de transporte adecuados, así como la contaminación ambiental.

Existe disparidad de recursos y condiciones entre los diferentes países y regiones, lo que no hace posible a todos afrontar de la misma manera los temas de vulnerabilidad, adaptación y mitigación, y debido a lo anterior el impacto del cambio climático dependerá principalmente de la densidad de población mundial.

Maria Eugenia Rinaudo Mannucci

About Maria Eugenia Rinaudo Mannucci

Leave a Reply